WHAT'S NEW?
  • We are happy to share the Korean edition with you. READ MORE
  • Don’t miss the newest edition – The Chinese manual READ MORE
  • New: Case studies on investigative reporting from the Balkans READ MORE

El periodismo es, a menudo, víctima de la mala prensa. Se dice que los periodistas son entrometidos, sensacionalistas, que buscan destruir la reputación de las personas que trabajan para la oposición, que impiden que gente que trabaja duro cumpla con su deber y que se comportan de manera irrespetuosa. En algunos casos estas acusaciones tienen fundamento. La forma de contrarrestar estas percepciones negativas es comportarse en forma decente y ética, no ser insolente, ni demandar cosas poco razonables. Periodistas que se comportan de una manera como diciendo: “Yo puedo llamarlo a cualquier hora del día y de   la noche y usted me tiene que dar lo que yo le pido” fomentan la hostilidad por parte del resto de la sociedad.

Pero la mayoría de las personas piensa que los periodistas son buenos y honestos. ¿Por qué no empezar, entonces, relacionándose con su fuente sobre esta base? Y formular preguntas cordiales del tipo: “Me gustaría comprender cómo funciona esto”, “Le pido por favor que me ayude a explicar el problema para beneficio de la comunidad”, o “Por favor, colabore conmigo en este tema porque la contaminación está matando niños”. En muchos casos, las fuentes ayudarán al periodista si se convencen de que la información es para interés de la sociedad.

No se trata solo de estrategia. A pesar de expresiones altisonantes como “cuarto poder” para designar a la prensa, ningún periodista fue elegido democráticamente para supervisar las acciones de los funcionarios públicos. El periodismo es parte de la sociedad civil, y en ese sentido, comparte la responsabilidad de asegurar que       el Estado esté al servicio de los ciudadanos. Desde esta posición, el periodismo tiene acceso privilegiado a medios de comunicación masiva como diarios o emisoras de radio y televisión. Especialmente cuando intentan poner al descubierto corporaciones hostiles o políticos corruptos, utilizando métodos como grabaciones en forma encubierta que eluden o incluso violan la ley, es importante que los periodistas utilicen métodos amables y lo más transparentes posibles.

Para evitar abusar del rol de periodista, conviene plantearse las siguientes preguntas:

?  ¿Qué haría si estuviera en el lugar de la persona que estoy investigando? ¿Qué visión del mundo tendría? ¿Cómo vería el rol del periodista?

?  ¿Qué grado de responsabilidad tengo?

?  ¿Caería yo en las mismas tentaciones por las que estoy investigando a otros? ¿Qué me detendría?

?  ¿Cuáles son mis frenos y contrapesos?