La investigación puede plantear dilemas complejos en cuanto a cuáles son las mejores fuentes para la historia. Ayuda graficar un “árbol de contactos” o un mapa mental para clarificar las personas que necesita. Para la planificación es conveniente que confeccione una lista preliminar de fuentes que utilizará para obtener evidencia e información de contexto.

Es útil unir con flechas las fuentes y el conocimiento contextual buscado con los resultados obtenidos y trazar otras conexiones, por ejemplo líneas punteadas, entre diferentes evidencias que introducen contradicciones o dudas. A menudo, las contradicciones son muy fructíferas, y merecen ser exploradas preguntándose constantemente “¿por qué?”: así a la idea no solo le saldrán piernas sino ¡verdaderas alas! Una investigación toma su tiempo y requiere mucha paciencia. Para evitar la frustración es importante mantenerse enfocado en el tema elegido y guiarse por el papel central del periodismo, que es ser un vigilante del poder y ser la voz de los que no la tienen.

Mark Hunter y Luuk Sengers ofrecen las siguientes sugerencias para hacer un mapeo eficiente de los datos y mantener organizada la información sobre un reportaje:

  • >   Armar una cronología que describa los eventos (fechas, lugares, quién estuvo allí, qué se dijo, qué se hizo); en un formato claro para que pueda encontrar de inmediato los datos que necesita.
  • >   Confeccionar una lista de fuentes con los datos de contacto (y guardarla en lugar seguro).
  • >   Armar una lista de tareas pendientes donde se anote la gente que pueda saber algo sobre el proyecto y que se debe contactar a partir de los datos recolectados.
  • >   Dibujar un diagrama de las relaciones entre las diferentes personas involucradas.
  • >   Confeccionar una lista de documentos clave, indicando los que ya tiene y los que todavía necesita.
  • >   Clasificar los documentos, y si se trabaja con una computadora, usar enlaces de hipertexto hacia otros archivos.
  • >   Destacar los hechos comprobados.
  • >   Anotar el estatus de toda información disponible.
  • >   Tener siempre a mano una libreta en la que anotar las ideas.