El periodismo de investigación es el que analiza en profundidad un tema en particular con el fin de poner en evidencia hechos de corrupción, analizar políticas gubernamentales y corporativas o llamar la atención sobre tendencias sociales, económicas, políticas o culturales. Un periodista de investigación puede dedicar meses o años a un solo tema. A diferencia del rutinario, en el que los periodistas reportan material provisto por el gobierno o una ONG, el periodismo de investigación toma la iniciativa para exponer asuntos públicos que de otro modo permanecerían ocultos en forma deliberada o accidental.

El periodismo de investigación demanda del periodista la profundización en un tema o información de interés público. En este sentido, “interés público” significa que una comunidad se perjudicaría de no darse a conocer tal información o se beneficiaría por conocerla (o bien materialmente o porque puede tomar una mejor decisión). En algunos casos, la información que beneficia a una comunidad puede perjudicar a otra. Los habitantes de una región forestal, por ejemplo, pueden reclamar mejores precios si conocen el valor de mercado de los árboles que las compañías madereras están interesadas en talar. Pero a la industria maderera no le convendría porque esta información impulsaría el alza de los precios. Esta problemática puede no afectar a todo un país y ciertamente el “interés público” muchas veces difiere del “interés nacional”. Este último en algunos
casos es utilizado por los gobiernos para justificar actos ilegales, peligrosos o no éticos, o para desalentar a los periodistas de informar sobre un problema públicamente
relevante.

El periodismo de investigación no es instántaneo. Sigue etapas de planificación, investigación y responde a estándares reconocidos de precisión y documentación. La base de una investigación periodística es el trabajo proactivo del reportero y, cuando se puede, de su equipo. Apenas se tiene una pista de que un tema merece ser investigado, los periodistas desarrollan sus hipótesis, planifican la investigación adicional, deciden sobre los aspectos relevantes y comienzan a investigarlos. Necesitan compilar evidencias, observando y analizando los hechos más allá de una simple verificación de la información recibida. El reportaje final debe relevar información nueva o conectar información previamente
disponible de una manera novedosa que revele su importancia. Una sola fuente puede proveer revelaciones fascinantes, permitir el acceso a conocimientos e informaciones que de lo contrario se ocultarían. Pero hasta tanto la información brindada por esta fuente no sea chequeada con otras fuentes experimentales, documentales y humanas, y su sentido no sea explorado, no puede ser considerada de investigación.

La investigación periodística requiere de fuentes más importantes, trabajo en equipo y más tiempo que las noticias de rutina. Muchos reportajes son el resultado de investigaciones en equipo, lo que es una desventaja para medios pequeños, locales o comunitarios con pocos recursos y personal. Un periodista puede necesitar subsidios para poder llevar adelante una investigación y debe aprender a recurrir a especialistas que puedan aportar su experiencia.


David Kapalan, Director ejecutivo de la Red Global de Periodismo de Investigación (GIJN) explica cómo la comunidad define el periodismo de investigación.

Recommendation
Recommendation

Recommendation